Dios es Eterno

Dios es eterno

“Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios.” Salmos 90:2

El tiempo marca el comienzo de la existencia creada, y puesto que Dios nunca comenzó a existir, no puede tener aplicación a Él.

Dios habita en la eternidad, pero el tiempo habita en Dios. Él ya ha vivido todos nuestros mañanas, así como ha vivido todos nuestros ayeres.

Nuestra mente puede retroceder en el tiempo hasta que desaparece en la niebla el pasado, para después mirar hacia el futuro hasta que el pensamiento y la imaginación se derrumban exhaustos; y Dios se halla en ambos puntos, sin haber sido afectado por ninguno de ellos.

Por esto y por más, Dios puede decir: “Yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, que anuncio lo porvenir desde el principio” (Is 46:10). Él ve juntos el final y el principio.

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter